Pagespeed en e-commerce. Una oportunidad para mejorar los resultados en tu tienda en línea

Una velocidad de carga de tu tienda puede ayudarte a mejorar la conversión en ventas. Descubre lo importante que es para tu cliente y como mejorar tu tiempo de carga.

Cada vez hay más demanda de internet y a mayor velocidad y cada vez somos más impacientes. Esto hace que la velocidad de carga en los sitios web sea un punto crítico a considerar. Queremos nuestro contenido más rápido y a mejor calidad, ya sean videos, aplicaciones, redes sociales, juegos o tiendas en línea para hacer nuestras compras.

El impacto de la velocidad en los negocios en internet es brutal. El 57% de los visitantes a una página la abandonan si tarda más de 3 segundos en cargar el contenido, o dicho de otra manera, más de la mitad de tus visitas se pueden perder cuando una de tus páginas de tu tienda en línea tarda más de 3 segundos en cargar. Increíble ¿no? Pues no es lo único que te va a sorprender. 1 segundo más de carga equivale a una caída en pageviews del 11%. O este otro: el 64% de los usuarios de telefonía móvil esperan que los sitios carguen en un tiempo menor a 4 segundos. Por datos como estos y su impacto en los e-commerce, hoy vamos a tratar un tema muy importante: el Page Speed.El impacto de la velocidad en los negocios en internet es brutal. El 57% de los visitantes a una página la abandonan si tarda más de 3 segundos en cargar el contenido, o dicho de otra manera, más de la mitad de tus visitas se pueden perder cuando una de tus páginas de tu tienda en línea tarda más de 3 segundos en cargar. Increíble ¿no? Pues no es lo único que te va a sorprender. 1 segundo más de carga equivale a una caída en pageviews del 11%. O este otro: el 64% de los usuarios de telefonía móvil esperan que los sitios carguen en un tiempo menor a 4 segundos. Por datos como estos y su impacto en los e-commerce, hoy vamos a tratar un tema muy importante: el Page Speed.

¿Por dónde empezamos?

Hace tiempo que Google ya advirtió que la velocidad de carga de los sitios y de las páginas iba a impactar a la hora de rankear en las búsquedas. De hecho creó una herramienta de análisis para que los gestores y dueños de sitios pudieran calcular la propia: Google PageSpeed. Esta es la más importante pero hay otras herramientas que puedes utilizar para complementar o sustituir la información que te arroja Google: GTMetrix, Pingdom o Lighthouse. Cada una es una referencia, más no un indicador con precisión del 100% como explicamos más abajo. Trabaja con la que más te guste y quédate con esa para comparar cuánto has mejorado cuando te pongas a optimizar tu sitio.

Vamos a aclarar primero dos diferentes conceptos que pueden ser confundidos: Page Speed y Site Speed. El primero se refiere a la velocidad de carga de una página específica dentro del sitio y todos los elementos que la componen. Es decir, la velocidad con la que abre una “landing page” o un listado de productos y carga sus elementos: fotografías, videos, gráficas o texto. En cambio, cuando hablamos de Site Speed, nos referimos a la velocidad con la que se navega dentro de tu sitio web, incluyendo cuánto tiempo se está en un página determinada antes de pulsar un botón o avanzar a otra página. Este no lo vamos a tocar por ahora y nos vamos a concentrar en el primero.

¿Qué factores influyen en la velocidad de carga?

En el Page Speed influyen factores que están en nuestra mano optimizar y otros que no. Dentro de los que no está en nuestra mano influir tenemos: la computadora y el navegador que utilice el usuario, la velocidad de su conexión, si navega desde un dispositivo móvil o desde un ordenador, por ejemplo. Dentro de los que sí podemos optimizar se encuentran temas técnicos de programación de nuestras tiendas en línea, la calidad del alojamiento de nuestra página, la gestión del contenido que hagamos en nuestra tienda en línea y las conexiones a herramientas externas, como analítica, pasarelas de pago o scripts de redes sociales.

¿Cuánto tiempo de carga es el óptimo para una página?

Google utiliza una escala de 100/100 para puntuar tu sitio web, siendo 100 la velocidad de carga más rápida que puedes alcanzar (en teoría. En la práctica es imposible). Sin embargo, no hay una velocidad óptima absoluta. Todo dependerá del tipo de página o de mercado que analicemos. Por ejemplo, para los e-commerce, la media del tiempo de carga de una página es 6,3 segundos. ¿Quiere esto decir que tus páginas tienen que cargar en ese tiempo? En general y para tiendas en línea de tamaño pequeño o mediano, debemos intentar que la velocidad de carga sea más baja que la media. Un estudio de Geoff Kenyon demostró que si tu sitio web carga en 0.8 segundos, es más rápido que el 94% de la web. Pero si se carga en 5 segundos, es más rápido que el 25% de la web. Una tienda en línea contiene muchos más elementos que los de un sitio con texto o imágenes, por lo que su velocidad no podrá ser ultra rápida. Pero si te mantienes debajo de la media de tu sector y en torno a un índice 50 -70, es que vas bien encaminado.

El puntaje de velocidad no lo es todo…

Google Pagespeed mide la velocidad de carga de tus páginas en función de varios factores técnicos asociados a la programación de tu sitio, entre ellos: First Contentful Paint (FCP) que es el tiempo que tarda la página en mostrar los primeros elementos del sitio, Largest Contentful Paint (LCP) que es el tiempo que tarda en cargar el elemento más grande dentro del sitio, Speed Index, Total Blocking Time, Time to Interactive y el Cumulative Layout Shift. Con base en estos y otros, Google determina tu puntaje sobre 100.

El puntaje arrojado por este software es especulativo y está basado en ciertos testeos artificiales. Esto significa que la velocidad de carga no es necesariamente la que experimenta el usuario al ingresar a tu sitio.
Consejo Especial EnvíaYa

No debes tomar al pie de la letra tu puntuación. No descartes esta herramienta por completo, pero sí utilízala con criterio y dentro de tus posibilidades. No busques alcanzar un tiempo de carga determinado o un número específico. En realidad, la parte realmente importante es la optimización de tu sitio y lo que puedas mejorar.

Hay varias recomendaciones que el programa probablemente indique que son imposibles de arreglar sin perjudicar la naturaleza del sitio. Otras pueden ser tan complejas que no te salgan a cuenta o no apliquen para tu caso. Sin embargo, hay algunas que siempre puedes considerar.

Cosas que sí puedes hacer para mejorar la velocidad de tu sitio.

Ya hemos visto que la velocidad de carga es fundamental para mejorar tus ventas y conseguir más visitas. Sigue estas recomendaciones para optimizar la velocidad de carga de tu sitio web:

  • Selecciona un proveedor de servicios web de confianza y con herramientas para acelerar la carga de tu sitio web.
  • Si utilizas plataformas como Wordpress o Shopify, selecciona un template de los denominados “lightweight” para tu tienda y que cuente solo con las funcionalidades que necesitas.
  • Mantén siempre actualizada tu versión de Wordpress, Shopify o lo que uses, así como los plugins que tengas instalados.
  • Reduce al mínimo los plugins instalados. Ten solo los que realmente utilices. Más plugins tienes, más lenta será tu página.
  • Si sabes algo de código o usas un programador, pídele que minimice el uso de archivos .js (Javascript) y que utilice un único archivo de estilos .css
  • Implementa formatos de imagen de última generación para comprimir imagen sin perder calidad. Menor peso de las imágenes, menor tiempo de carga.
  • Toma en cuenta el tamaño de las imágenes y súbelas a tu sitio con ese tamaño exacto. Además define por código en tu CMS el tamaño máximo que tienen que tener.
  • Intenta no incluir redireccionamientos múltiples y evitar en lo posible rutas inexistentes o a páginas que ya no existen.
  • Utiliza el formato de compresión GZip para las imágenes. Checa con tu proveedor de alojamiento web si lo permite, pero es una muy buena opción para reducir tiempos de carga.
  • No utilices muchos enlaces externos para cargar vídeos o otros elementos multimedia. Intenta limitar todo lo posible el uso de vídeos y si lo tienes que usar optimiza al máximo su peso.
  • Intenta reducir también al mínimo los scripts externos que carga tu sitio, como pueden ser los de analítica o redes sociales, y también otros de rastreo de otros sitios. Revisa que estén actualizados a las últimas versiones.
  • Deshabilita Pingbacks y trackbacks o lo que es lo mismo, notificaciones de y hacia tu página.
  • Limpia tu base de datos de información que ya no usas: productos que no vendes, imágenes que ya no usas o son de prueba, contenido de páginas desactualizadas, comentarios que no aportan...
  • Opta por la opción de almacenar en caché todos los elementos de la página que te sean posibles. Esto funciona muy bien cuando tienes visitas recurrentes. Hay herramientas de servidor que pueden hacer esto, como los CDN (cuando tienes muchas visitas) pero también plugins para plataformas como Wordpress (W3 Total Caché) o Shopify (Hyperspeed, por ejemplo).
  • Utiliza la caché del navegador a tu favor. Una vez cacheados los elementos de una página, la siguiente vez que tus compradores entren, tendrán una velocidad de carga mucho menor.

Hay muchos temas en esta lista que a lo mejor te son desconocidos o de los que sabes muy poco. Lo mejor que puedes hacer es llevar a cabo varios tests (por los temas de cacheo que te hemos dicho) y fijarte en lo que te recomienda la herramienta. No te obsesiones con ningún punto en particular. Selecciona los que están en tu mano y ordena los demás para cuando puedas centrarte en ellos. Mucho dependerá de la tecnología que esté utilizando tu tienda en línea y tus capacidades. Si usas plataformas como Wordpress, por ejemplo, esta lista es muy completa y te sugiere muchas herramientas y trucos. Si usas Shopify, aquí puedes encontrar los puntos comentados más ampliamente.

El mejor consejo que podemos darte es que analices frecuentemente tu velocidad y trabajes en optimizarla habitualmente. Conviértelo en una más de tus tareas de mantenimiento de tu negocio. Todo lo que consigas optimizar la velocidad, hará que tengas más visitas, menos % de rebote y seguramente más conversiones en venta. Pero recuerda, no llegues al punto de sacrificar la experiencia de compra de tus usuarios para ganar velocidad. Al final lo importante es la satisfacción general de tus clientes y ese debe ser siempre el objetivo final que no debes perder de vista.